viernes, 7 de octubre de 2011

La contribución del Dr. Still a la ciencia.( Carl P. McConnell, D.O)

de... “The lengething shadow of Dr. A.T Still” (1938).

 El descubrimiento de la osteopatía fue una de las mejores aportaciones a la ciencia en el siglo pasado (s. XIX.). Un siglo lleno de reflexión y experimentación científica. En toda la historia de la medicina no ha habido un descubrimiento más revolucionario en cuanto al concepto y validez práctica que la osteopatía. Sus principios están presentes en cada fase del arte curativo. Por tanto, empecemos primero por algunas de las cualidades intelectuales del Dr. Still. El talento natural del Dr. Still se veía gracias a su gran capacidad intelectual y creativa. Otras cualidades que tenía eran excepcionales, que se demostraban por su habilidad inherente para llevar las cosas a la práctica y por su incansable, aplicada y constante capacidad creativa. Un genio solitario es como mejor se le podría definir. Pero cuando la capacidad creativa va acompañada de la puesta en práctica, el éxito perdurable está asegurado. La herencia es un factor esencial determinante, aunque uno no debería olvidar el factor ambiental. La época y el lugar del Dr. Still era el del espíritu pionero, lleno de grandes aportaciones de enorme valor. Aquí, igual que en todas partes, los valores básicos han de ser vistos y apreciados. Lo pragmático es completamente esencial. La necesidad es lo que mueve y le lleva a encontrar su lugar rápidamente en el ámbito de la realidad. Así, sin la necesidad de exagerar lo más mínimo nos encontramos frente a una habilidad intelectual, una capacidad para la puesta en práctica y esmerado esfuerzo, todo en una persona que conoce a partir de su propia experiencia, las cualidades básicas de la tierra y el espíritu. Estar por encima de lo mediocre requiere poca cobardía, mucho coraje y energía vital. Estas son las necesidades que nacen de un espíritu pionero. La respuesta ha de ser muy firme, enérgica, determinante o no podrá sobrevivir. Todo esto forma parte de la educación y disciplina primarias en el Dr. Still. Todo esto me ayuda a comprender parte del maravilloso coraje que mostró más adelante. Sus principios éticos estuvieron influenciados sin duda por sus primeros aprendizajes. Visualizar la genialidad que está inmersa en una escuela de salud completamente nueva es lo más difícil. No hay duda que el entorno y la experiencia tienen su influencia, pero situaciones similares se han presentado a otros tantos de otras épocas. La gran capacidad intelectual y la capacidad creativa es solo una forma de definirlo. El cómo, debe ser un don otorgado por los dioses. Sentir intelectualmente la necesidad de un nuevo sistema curativo es una cosa, pero tener la capacidad para crearlo y ponerlo en práctica es otra. Veamos como lo veamos, nunca ha habido un logro similar. Los comienzos de la historia del Dr. Still parecen haber sido un ejemplo de una original capacidad intelectual, unida a una minuciosa observación, rápidamente percibida como un hecho aislado y casuales experimentos clínicos y relacionados entre sí. Es cierto, que había una mala temporada que siguió a todo esto. Marcada por la insatisfacción y la frustración con la práctica médica tradicional. Los resultados clínicos eran muy dudosos. Incluso se planteaba si la terapia a base de drogas no era muchas veces peor que inefectiva. Con esta pérdida de confianza en la medicina convencional, junto con su experiencia personal, un nuevo método estaba obligado a nacer. La cirugía era una parte importante de su formación y práctica. La práctica quirúrgica y médica estaban muy lejos en los principios curativos. El creador nació a partir de una minuciosa observación, de lo obvio, mientras que la terapia a base de drogas se basaba en los viejos ritos y creencias. Aunque ambos polos estaban muy distantes en sus inicios, todavía había incompatibilidades que se superponían, que en cierta medida permanecen a día de hoy. El hábil cirujano es mucho más que un buen mecánico. Su experiencia práctica diaria le enseña que la estructura ha de estar intacta para permitir una función normal, que a la vez depende de las propiedades inherentes de la química. El significado de esta perogrullada de hoy en día no estaba tan claro medio siglo atrás. El Dr. Still era un buen cirujano; poseía una habilidad mecánica que no era común en su profesión; y se daba cuenta de la ineficacia de las drogas. Estas cualidades unidas a las experiencias manipulativas en el cuerpo, le dirigieron hacia un nuevo concepto de enfermedad. Es este concepto de la enfermedad , nacido de su cerebro hace más de cincuenta años, al que le dio el nombre de Osteopatía, que es de gran interés para nosotros en este momento. Estos cincuenta años es solo un momento, cuando calculamos el tiempo; pero es un largo y fructífero periodo de desarrollo científico. Los laboratorios y recursos actuales contrastan mucho con las oportunidades que había hace cinco o seis décadas. Simplemente no existen. Además, el antiguo concepto de enfermedad todavía estaba lleno de grandes contrastes. Muchas teorías químicas eran incontroladas, ancladas en las viejas tradiciones. La moderna teoría actual del germen era desconocida. Estamos listos para olvidar esta antigua situación en comparación con lo que ocurre en la práctica de hoy en día. Con todo esto en la mente tenemos un indicio de la independiente fertilidad de la mentalidad del Dr. Still. Sin duda, la gran magnitud de su concepto es verdaderamente maravillosa. Liberado de las cadenas de la tradición o lo que se llama la autoridad, se atrevió a navegar por mares desconocidos. Investigación anatómica y fisiológica práctica, junto con una fe ciega en la magnitud de la naturaleza le sirvieron de inspiración. Con todo esto nunca dudó, cualquier imperfección era tenida en cuenta como una falta de conocimiento exacto. La necesidad de conseguir un mayor conocimiento era la fuerza que le llevo consistentemente hacia delante sin renunciar ante ninguna práctica o dificultad. La integridad del cuerpo humano, estructura, órganos, química, funciones y sus características para crecer, desarrollarse y repararse, finalmente se mostraron en orden frente a él en su plenitud de gloria y proclamó: “la ley de la arteria es suprema, y el cuerpo humano contiene todo lo que caracteriza a un mecanismo vivo y físico”. Realmente este es un concepto extraordinario y fértil. No vino completamente acabado, en un momento del tiempo en el que el ajuste de la estructura y la manipulación de los músculos y órganos garantizaban resultados. Luego, la importancia de una integridad del cuerpo, cuando estaba estructuralmente intacto, y de sus propias capacidades curativas internas, cuando no tiene impedimentos, se manifestaron, quizás, podemos decir como si se manifestara el Reino de Dios desde su interior, siempre que se estuviera preparado para poder entenderlo. El Dr. Still, era un hombre con profundas creencias religiosas creyente en la absoluta perfección de Dios, y plenamente consciente de que el conocimiento y la comprensión vienen solo a través de una propia experiencia y trabajo constante. Esto es lo que se necesita para obtener sabiduría. Era nada menos que un revolucionario concepto de observar el cuerpo humano como un biomecanismo, sujeto a un cambio primario en su estructura fisiológica en lugar de verlo en base a sus propiedades bioquímicas. Esto significa que el cuerpo es un completo organismo vital que contiene sus propios organismos autorreguladores; y que el abordaje terapéutico a través de un reajuste de su estructura más que por medio de la medicina química. Esto contradice la supuesta relativa relación entre la química y la estructura, al descubrir que solo mediante una buena estructura y una alimentación coherente pueden suministrarse los componentes químicos necesarios. Esto establece el hecho que la inmunidad química natural depende de una buena nutrición de los tejidos. La estructura del cuerpo es de lejos el mecanismo más complejo de todos. Esta sujeto a la ley mecánica, tanto en la salud como en la enfermedad; siendo esta última un simple estado de desorden en la estructura. En otras palabras, un factor importante para la salud es que cada tejido de la estructura—hueso, músculo, fascia, ligamento—debe estar en su lugar y relacionado correctamente. Esto representa el plano mecánico de la estructura. Que el cuerpo es una estructura mecánica es un hecho. Esta analogía es cierta por completo. Pero el cuerpo es mucho más que esto. También es un mecanismo que está vivo; y esto nos plantea un problema completamente diferente. De hecho la diferencia es tanta que por un lado puede ser repercutido por el entorno, mientras que el organismo que esta vivo esta condicionado por su interior, con todas las propiedades bioquímicas implícitas. El cuerpo contiene en su interior las propiedades, activas y potenciales, para promover el crecimiento y desarrollo, que mantienen la salud y previenen de la enfermedad, y que reparan y curan los tejidos desgastados y dañados. Estos elementos son inherentes y están esperando la oportunidad, de la estructura y el entorno, para manifestarse. Después de todo, es la naturaleza quien realiza la curación. El remedio está dentro; la recuperación se manifiesta por completo cuando todas las vías circulatorias están libres. Principios así carecen de importancia hoy en día; pero hace muy poco tiempo eran revolucionarios. Esta breve referencia a la estructura, a las propiedades curativas y a su ajuste, la predica una ciencia o escuela del arte curativo. El concepto tiene unas fuertes raíces, para la escuela de osteopatía de medicina es consistente y lógico, y esta basado en unos principios definidos, diferentes y completos. No es simplemente, una visión incompleta, ni un transitorio desarrollo de la ciencia, ni un método terapéutico. Su magnitud tanto en sus principios como en la puesta en práctica es una consecuencia de la integridad del cuerpo, que abarca a todo el mecanismo vital en lo que se refiera a la prevención y recuperación de la enfermedad. Presenta unas características etiológicas, patológicas, diagnósticas, de pronóstico, terapéuticas, una combinación que no posee ninguna otra escuela. Además, esta apoyada por los hechos anatómicos y fisiológicos, hechos tan ciertos hoy en día como lo eran ayer y lo serán el día de mañana. Es cierto, que quedan otros detalles que añadir, una aplicación más amplia de estos principios, y una práctica más refinada, pero la importancia y el significado de la estructura y la función permanecerán. Aquí reside la solidez de sus principios básicos. El concepto osteopático es una nueva interpretación de la estructura y la química—aunque menos novedoso hoy en día que hace unas décadas, pero incuestionable por otras escuelas de medicina que están incorporando en la teoría y en la práctica, el punto de vista osteopático. Muchos de sus principios en relación a la recuperación de la salud han sido confirmados sin cuestionar. Sin embargo, lo que es incluso de mayor importancia, es el campo de la medicina preventiva—un mantenimiento intacto de la estructura y la conservación de la función. Es de gran valor a la hora de mantener la salud, el rendimiento y la inmunidad. El modus operandi de la terapia del ajuste ha tenido un papel importante en el descubrimiento y desarrollo de la osteopatía. Los primero intentos manipulativos eran indecisos, pero los resultados llevaron a una mejor técnica y un campo más amplio en su aplicación. Esto significó un mayor interés en la investigación anatómica y fisiológica y un mejor entrenamiento en el tacto. El desarrollo de la teoría osteopática no fue de una naturaleza brillante antes de la demostración actual. El trabajo clínico, la experimentación y una investigación constante marcaron el camino hacia el progreso. Muchos años de duro trabajo, de pobreza, de falta de reconocimiento fueron afrontados con mucho valor. Durante todo este tiempo el hombre mantuvo su coraje y no se dio por vencido. A cada nuevo año se le añadía la esperanza del futuro. La habilidad técnica del terapeuta le dio un firme apoyo. A partir de una forma de tratar había un trabajo que volvía a los orígenes. En lo primero que se apoyaba la ciencia era la base elemental mecánica. Y a partir de esto se llegó gradualmente al completo reconocimiento que rige al organismo vivo. Esto marcó el paso de una rutina manipulativa hacia un ajuste eficaz, para la normalización específica. Un mecanismo no es manipulado sino ajustado en base a indicaciones concretas. Esto es la terapia osteopática. Esto requiere un conocimiento minucioso de la estructura normal, pero un requisito más importante es la percepción fácil o la capacidad para evaluar lo que se siente en los tejidos. Sin esta capacidad esencial con un sentido clínico uno no puede convertirse en un experto. Un mal estado estructural del mecanismo corporal se muestra como un nuevo y definido campo de la patología con similitudes con el ámbito de la patología quirúrgica. Esto no quiere decir que otros campos de la patología no existan, sino que incluso, ofrece de ellos una interpretación diferente en relación a su valor y lugar. Una de las características y valores principales es que reconoce la enfermedad en sus inicios. Esto es una patología viva que precede y establece muchos de los procesos conocidos de la enfermedad, y su reconocimiento temprano es muy importante. El Dr. Still insistía mucho en que el practicante debería usar su propio cerebro osteopático que Dios le ha dado, y no obsesionarse con las teorías más novedosas o perderse en una maraña de conflictos. La lesión osteopática es “cualquier perversión estructural que con su presión produce o mantiene el desorden funcional”. El consecuente estado patológico es una expresión anormal de la estructura organizada, involucrando a todos tejidos implicados en esa unidad funcional. Debido a su proceso, la estructura está organizada de forma diferente a lo normal, estructural, funcional y bioquímicamente. La relación de los valores normales está organizada de forma diferente de los normales, estructural, funcional y bioquímicamente. La relación de los valores normales ha cambiado, debido a la alteración nerviosa y vascular de los tejidos que deteriora la integridad orgánica. De este modo, el ámbito químico también se ve repercutido, y un estado previo a la enfermedad se ha establecido. La osteopatía no se obsesiona con la célula y su química. La actividad de la célula no es independiente ni suprema. La osteopatía demuestra que, la interacción e interdependencia de los impulsos aferentes y el tono motor, de los mecanismos cerebroespinales y simpáticos, de las propiedades circulatorias y químicas, está basada en la estructura (no solo en la célula química) como unidad funcional. Son las fuerzas que cambian la estructura las que requieren la atención primaria para que la naturaleza pueda curar los tejidos. La Naturaleza sin duda ajusta muchas de estas lesiones en muchos casos, lo que sustenta sus propiedades inherentes, pero una patología osteopática característica aparece y se apoya en otras, debido a la incapacidad para encontrar todos los estreses y tensiones nocivas. Todo esto ha sido demostrado por investigación clínica y animal. El efecto degenerativo sobre los centros de la médula espinal y ganglios simpáticos, el daño a las células endoteliales de la arteria, con la consecuente fuga de diapédesis de la sangre de los tejidos, los cambios patológicos en las glándulas, implicando la secreción de los elementos químicos-- estos son algunas de las características y efectos de la lesión básica que precede a un desorden en el sistema. Estos abarcan factores distintos y demostrables que predisponen a la enfermedad orgánica a través de las fibras secretoras vasomotoras y visceromotoras. Preceden a los que se llaman activos de toxinas e infecciones. El mecanismo está incapacitado, con falta de tono y alimento, resistencia e inmunidad. Los efectos más inmediatos de las lesiones estructurales sobre las fibras nerviosas aferentes, músculos, fascia, ligamentos, discos, y huesos se notan enseguida. Implican rigidez, tensión y fibrosis de los músculos, fascia, tejido conectivo y ligamentos, edema local, acidosis, diapédesis; edema y espesamiento de los discos intervertebrales; cambios nutricionales en la esfera articular y mal alineamiento de las partes óseas, con disminución en el rango de movilidad articular y clara inmovilidad—una característica sujeta a alteraciones estructurales que a causa de los efectos de la presión y tensión provocan un vuelco funcional. El Dr. Still no se oponía al diagnóstico patológico y diagnóstico médico. Es la interpretación de estos hechos, sus valores relativos, junto con nuestros propios métodos y conclusiones, lo que significa tanto osteopáticamente. Teorías clínicas no demostradas que consideraban solo imágenes de los síntomas o los efectos eran aberraciones para él. No iban a la vía causaba de la enfermedad; solo reflejaban un cierto estatus. Se dio cuenta que es fácil para el estudiante caer en la influencia de las drogas, observar solo mediante el objetivo tintado médico una serie de constantes de hipótesis químicas cambiantes, que raramente se acercan a las causas primarias, en lugar de permanecer sólidos en el campo de la anatomía y la fisiología. Insistía continuamente que el estudiante debería estar absorto en ver la anatomía con el prisma de la osteopatía, su formación, sus funciones, sus mecánicas, la palpación y percepción. Solo permitiendo que esta forma de pensar prevaleciera, viviéndolo y practicándolo, la verdad se plasmaría como algo real y solo así se adquieren los requisitos para la práctica. Lo tejidos principales del cuerpo son los canales circulatorios y las fibras nerviosas. Éstos controlan todos los órganos. Los mismos principios pueden ser aplicados a todos los ámbitos. Naturalmente la zona de la columna requiere especial atención, ya que en ella hay centros nerviosos importantes, se altera con facilidad y puede ser ajustada. El diagnóstico y tratamiento osteopático, puede aplicarse a cada parte del organismo humano, a todas sus estructuras y funciones. La ciencia osteopática esta en un ámbito diferente en el diagnóstico y en la patología. Los cambios en el alineamiento de la estructura, la posición y su relación, los distintos grados de tono, elasticidad y resistencia, son algunos de los estados que se pueden detectar fácilmente, que muestran la acción de las fuerzas inherentes y ambientales. De hecho, reflejan el estado en el que está el cuerpo. Es necesario que sean observadas, analizadas y evaluadas. Hay características superficiales como, los cambios de temperatura, edemas, y la gran variedad de manifestaciones en relación al aspecto nutritivo. Por tanto, tenemos la posición y relación de los órganos en toda el área anterior del pecho, abdomen y pelvis. Desde la apertura superior del tórax hasta el suelo de la pelvis es una zona que responde igual a los principios osteopáticos como cualquier otra zona. El campo de la aplicación de la osteopatía aquí va mucho más allá. Cada víscera y tejido, junto con sus complejos mecanismos circulatorios, nerviosos, químicos y funciones musculares deberían de estudiarse no solo en su relación con la columna sino también en lo posible como zonas independientes de lesiones osteopáticas, considerando al cuerpo como un todo en su unidad de trabajo básico. Tensiones y estreses anormales no se limitan solo a la zona de la columna. El drenaje linfático del cuello, la función del tejido costal, el estado del mediastino, el tono diafragmático, el conducto biliar, la circulación duodenal, el tono abdominal y el equilibrio y balance fisiológico de la pelvis son típicas ilustraciones de lo que puede están implicado en las lesiones osteopáticas. Resumiendo, cada víscera, cada glándula y célula, cada mecanismo nervioso y propiedad química, son estados que repercuten sobre otras funciones y en el cuerpo en su totalidad; así como el cuerpo en su conjunto, como una unidad funcional, repercute sobre cada estructura y función. Esto, para el Dr. Still, no eran mas que datos completos anatómicos y fisiológicos, a los que los principios osteopáticos eran aplicables. De hecho, el campo diagnóstico puede extenderse al de la patología, lo que significa que su límite radica en las infinitas posibilidades de desajustes de la estructura. Las complejidades del mecanismo son incomparables; del mismo modo que las posibles lesiones específicas son innumerables. El diagnóstico de lesiones individuales y específicas es una parte del trabajo con la que vivía el Dr. Still. Entender esto implica poseer la llave maestra que abre la puerta del arte de la osteopatía. Ello requiere un conocimiento práctico de la anatomía con el prisma la osteopatía, lo que implica una intensa educación en el sentido del tacto. La anatomía con el prisma osteopático no es una anatomía descriptiva o anatómica. Un hecho anatómico no es solamente un hecho anatómico, más que un hecho patológico es solo un hecho o una reacción química, un fenómeno aislado. En cambio, interpretar el hecho es una “abre sésamo”. De la interpretación o diagnóstico del factor específico de una lesión, sus características relativas y secuenciales, dependen de la eficacia de la terapia manipulativa. Lesiones anatómicas no son meramente estados estáticos. Presentan un estado dinámico que varían en importancia y grado según la localización y el carácter. De este modo, no son solamente de gran variedad, sino que también son individuales y específicas. Están dentro de los límites de sus principios básicos pero la aplicación no tiene límites. Esto es el por qué la interpretación o diagnóstico es importante y de gran dificultad. La evaluación e interpretación requiere experiencia y saber darle una aplicación clínica. El conocimiento teórico del diagnóstico osteopático es simple en comparación con su conocimiento práctico a la hora de trabajar. Hay muchos que pueden ser creados por el estudiante cuando aplica clínicamente la teoría osteopática. Quizás no hay otro arte más difícil. Toda una vida no es suficiente para alcanzar una buena eficacia. El Dr. Still insistía que el entrenamiento del estudiante en el arte de la palpación debería empezar en su primer año de la formación académica, cuando el cerebro es plástico, de este modo el trabajo se vuelve una parte de su forma de ser y de pensar. No solo lo que se siente en el tejido es una realidad, sino que en la técnica utilizada ha de haber una perfecta coordinación entre el cerebro y la mano. El Dr. Still pensaba que la habilidad natural para tener éxito en el diagnóstico osteopático es algo esencial, bastante similar a esa inherencia para expresar los principios mecánicos y desarrollar un sentido clínico. No hay atajos ni caminos en bandeja. Incluso muchas teorías médicas preconcebidas son perjudiciales ya que el punto de vista y el objetivo son diferentes. No hay ningún principio para copiar, ninguna rutina a seguir, ningún método de antemano al que recurrir. Cada caso, cada aplicación es individual que se muestra como un problema diferente y distinto. Los principios básicos son las únicas referencias. Esto requiere un buen conocimiento de la anatomía viva normal, la estructura y la función, tal y como se muestra en la palpación y sentido del tacto. Cada reacción del cuerpo esta registrada en algún lugar, de alguna manera a través de la postura, la forma, el alineamiento, la textura, el estado nutritivo, el tono, la tensión, la elasticidad, la resistencia, y la temperatura de la superficie. En el campo anormal siempre hay algo nuevo, algo diferente, y de diferente graduación, tan diferente y distinto como formas existen. El grado de anomalías en cualquiera de los dos casos nunca son los mismos. En su lugar, hay un ser vivo, pulsante y dinámico a ser estudiado, un ser en el que las características estáticas son solamente relativas, en el que cada reacción fisiológica presenta un nuevo de aspecto del estado dinámico de la estructura. No obstante, es un ser completo, que funciona según las leyes naturales basadas en la estructura cuya totalidad es inconfundible. Esto es lo que hace la anatomía aplicada a la osteopatía tan diferente, tan difícil, que en cualquier otra escuela, pero del mismo modo, el por qué es tan eficaz cuando es correctamente interpretada y aplicada. Por detrás de todo esto hay tensiones, estreses, fuerzas del cuerpo y reacciones ambientales que provocan estos cambios. Notar los cambios estructurales y funcionales es una cosa, fisgonear en las causas es otra. Las reacciones cotidianas como se muestran tanto subjetiva como objetivamente incluyen el estudio de la herencia individual, de sus pensamientos, su trabajo y aplicación, y el papel de su entorno. Esto abarca fuerzas que determinan y desarrollan su existencia. Este juego de fuerzas aparece dentro de él y son tenidas en cuenta tanto en la salud como en la enfermedad. Observar y analizar estos registros es parte del procedimiento osteopático—de hecho el más importante, ya que están en contacto directo con las causas y los inicios; deberían ser estudiados si uno espera obtener una imagen clínica completa, y lo que incluso es mas importante, para prevenir recurrencias en los desórdenes y mantener así la salud individual. Otra vez, esto pide un esfuerzo individual, específico y creativo. De todo esto depende la validez del pronóstico osteopático. Un pronóstico característico es otro ámbito distinto de la escuela osteopática. La razón de esto esta llena de hechos. La osteopatía obtiene resultados donde otras escuelas fracasan. De hecho, la osteopatía representa mucho más que un simple método o terapia. El pronóstico osteopático es tan evidente como la patogénesis y diagnóstico osteopático. Se lleva a cabo en el plano de la realidad y la actividad; es el cambio probable que ocurrirá cuando las unidades de la estructura estén correlacionadas. Su manifestación depende de las fuerzas y potencialidades internas del organismo, el carácter de la lesión y la habilidad del practicante. Esto no significa otra cosa que la salud. Si el pronóstico osteopático no presentó algo mejor que lo que se ofrecía por otras escuelas no habría razón alguna para nuestra existencia. El diagnóstico osteopático es diferente de otros pronósticos como lo es la etiología osteopática, el diagnóstico y la terapia osteopática. El concepto osteopático funciona en base a toda la gama de la ciencia y el arte. Esto, de hecho, es el por qué la ciencia osteopática es un conocimiento que se puede aplicar a la historia natural de la enfermedad. La normalización conlleva liberar las propiedades de la movilidad y mantener activos los que ya están libres. Un mecanismo vital impedido en el plano físico es un estado previo a la enfermedad. Las propiedades vitales incluyen las capacidades curativas. Ellas dependen de la expresión de la fisiología. El aporte arterial ha de ser el adecuado en su cantidad y calidad. Cada parte debería estar bien comunicada. Esto es el por qué el diagnóstico osteopático es un factor potencial que depende de la habilidad del practicante. Mucho énfasis no puede ser puesto sobre el hecho que la buena interpretación es la idea clave de la osteopatía. La anatomía enferma es una fisiología alterada. Es tan natural (que está en acuerdo con las leyes naturales) como lo normal. El estado normal y anormal son estados, sin importar lo indeseables que sean. Es un estado que requiere ser considerado, estudiado y analizado. La enfermedad es un estado del cuerpo. Es un principio universal el que todos los estados del cuerpo y la mente continuamente tienden a la normalidad o condición llamada normal. Las fuerzas físicas empleadas en las técnicas pasan a ser términos fisiomecánicos. Reconfiguran las propiedades bioquímicas para que un estado en consonancia con lo normal pueda establecerse. La técnica o terapia osteopática es un método natural, lógico y científico que ayuda a la naturaleza pueda activar sus procesos. Esto sigue de forma consistente el concepto osteopático de la enfermedad. Por esta razón el Dr. Still desarrolló la técnica osteopática sobre una forma de trabajar—no una rutina o base manipulativa. La diferencia es mucha. En una palabra, esto significa actuar concreta y específicamente sobre las fuerzas que actúan en la estructura. La aplicación científica es como mínimo reorganizar el estado de la materia. Sobre este uso eficaz de los principios depende el arte de la osteopatía. La habilidad del Dr. Still se demuestra con el tipo de trabajo que hacía. Una habilidad técnica creativa para aplicar los principios indicados a cada problema, y esto no es un trabajo sencillo. De otro modo, se dejaría llevar por meras formulas. Son las pequeñas diferencias las que requieren de lucidez. El arte y ciencia de la osteopatía están impregnados por el concepto histórica y clínicamente. El ajuste osteopático se apoya en el mismo punto de vista básico del organismo vivo, igual que el diagnóstico y pronóstico osteopático. Cada caso, cada estado muestra factores y características precisas y concretas, aunque son una muestra de los principios básicos generales. Incluso cada ajuste o tratamiento eficaz del mismo tipo presenta una nueva imagen patológica, todos los esfuerzos previos han sido eficaces; cada esfuerzo y acción eficaz cambia el complejo juego de fuerzas y las propiedades químicas, siendo el resultado un nuevo índice o definición o registro. Esta es la razón por la que cada tratamiento requiere un esfuerzo inicial y creativo, ya que siempre se presenta algo nuevo, específico y distinto. Esto, a parte de los resultados, es el por qué la osteopatía es tan fascinante científicamente y en la práctica. Es una ciencia y arte que pone a prueba la iniciativa y la habilidad. Es la minuciosidad, la delicadeza y la complejidad del mecanismo lo que absorbe al osteópata; y aquí es donde todo su arte se pone a prueba. Aquí es donde el tacto, la iniciativa y la habilidad técnica requieren minuciosidad y un conocimiento proporcionales. Los tejidos en tensión han de ser relajados; los delicados vasos liberados; los centros nerviosos aliviados; activar las propiedades químicas; los tejidos glandulares estimulados; los espacios linfáticos drenados; las funciones orgánicas normalizadas; y toda la estructura y función en su conjunto como una sola. El Dr. Still miraba la naturaleza como un sistema de causa y efecto, la salud se mantenía en base a estos principios. El trauma es una causa obvia en un mecanismo lisiado y dañado. El desequilibrio en la tensión muscular y ligamentosa, debido a la mala postura, el exceso de trabajo, o malos hábitos, es otra causa del desequilibrio. Una serie de lesiones repetitivas puede provocar el mismo efecto o mayor que el producido por una lesión traumática de corta duración. De hecho, todas las fuerzas ambientales son factores bien por herida o golpe. Cualquier tensión desequilibrada, cualquier abuso de la función, cualquier empobrecimiento de la dieta o deficiencia es rápidamente percibida y registrada en los tejidos. El efecto sobre la interrelación y función de la estructura es la disminución de la movilidad y actividad, el desorden celular y la organización de los órganos y la estructura. Una diversidad de mecanismos defensivos y sus propiedades están listos para identificar y reparar el daño. Uno de los procesos más interesantes es el proceso de formación tisular. En la práctica, es un proceso que incita al terapeuta a estudiar sus características. Es una de las formas que tiene la naturaleza para mantener la continuidad de la estructura con el fin de evitar que la función se detenga. En cambio, es un estado que frecuentemente lleva a un debilitamiento en el tono de los músculos, el aumento de la rigidez ligamentosa; la consecuente inhibición de los impulsos nerviosos, y una mayor obstrucción de la circulación de los líquidos. Es un espléndido ejemplo de un círculo vicioso. Al mismo tiempo aparece una pequeña inflamación que implica una característica importante de lesión patológica. Para poder superar estos efectos de la enfermedad el terapeuta está obligado a usar uno de los mecanismos químicos más interesantes del cuerpo, la fermentación producida por la descomposición proteica. El Dr. Still pasó mucho tiempo pensando y reflexionando para encontrar una técnica que se ajustara a los requisitos de esta propiedad química. Los tejidos vivos necesitan mucho oxígeno para poder mantener las funciones y la estructura en un tono saludable. El papel de la luz solar y los impulsos aferentes también son muy importantes. No debería abusarse de ellos. Si este no es el caso, la estructura se lesiona y aparece el estado previo a la lesión; que conduce a una anomalía química y metabólica. Un estado en el que el tono y balance fisiológico están alterados, lo que implica una menor resistencia y de este modo la inmunidad se ve afectada. En todos los casos en los que las propiedades químicas no actúan con normalidad ni están al servicio del cuerpo, se instala un campo fértil de microorganismos patogénicos. El estancamiento de la sangre y la linfa es el suelo patológico en el que las semillas de la enfermedad plantan sus raíces. Las toxinas y las infecciones se vuelven incontroladas y lo siguiente en aparecer es la enfermedad. El cómo mantener los tejidos en un estado de salud es parte de la medicina preventiva. Cómo cambiar el estado del tejido y dejar así a los gérmenes impotentes, es una parte importante de la terapia. Las medidas terapéuticas no deberían limitarse solo a apagar el fuego. Consecuentemente el reajuste del cuerpo, una alimentación coherente, un ejercicio al aire libre es de básica importancia. El asunto de la inmunidad lleva a complejidades en la química, así con en la estructura y el entorno. Los factores ambientales y de la estructura han sido tomados en importancia, debido a los principios sobre los que se sustentan. La piedra que culmina todo es la inmunidad. Ésta es parte de todo el edificio al completo, gracias a ella la salud se mantiene y se evita la enfermedad. La perspicacia y el talento del Dr. Still le llevaron a encontrar formas para controlar e influenciar sobre la química de las glándulas, órganos y fascia, totalmente convencido de que la integridad arterial es la piedra sobre la que se sustenta la salud. La piedra principal de la bóveda de la aplicación de la ciencia osteopática es la libertad circulatoria de los fluidos. La inmunidad química natural depende de una circulación arterial normal, que a su vez, depende de un ajuste normal de la estructura. Este es la característica esencial de la osteopatía, el núcleo esencial del descubrimiento del Dr. Still. La función mecánica de la estructura es una forma para liberar la fisiología química, para que la física y la química estén complejamente asociadas e integradas. Esto ha superado el examen final de la práctica diaria. Es el punto esencial de todos los métodos válidos en la terapia y la cirugía. Sobre esta sólida base de hechos vivos ha sido construida la osteopatía, y la experimentación científica ha confirmado sus verdades fundamentales. Es de señalar cómo muchas teorías del Dr. Still, además del concepto general de la osteopatía, eran premonitorias y estaban décadas por delante antes que fueran confirmadas por la ciencia. Muchas de sus ideas en relación a la bioquímica, a la actividad de las glándulas y el tejido conectivo, para reparar las células, y sus diversas teorías en relación a los deshechos y la inmunidad, se han demostrado hoy en día. Los recursos y la práctica de hoy en día son realmente maravillosos, desarrollando mucha exactitud en la investigación y ampliando un horizonte mucho más creíble. Un trabajo tan valioso se ha convertido en la herencia del mundo científico. El mismo desarrollo en sus inicios continúa hoy. Su mayor peligro es el abuso. Esto, de todos modos, conlleva un punto de vista negativo en relación a las drogas que son denominas como algo supremo. Si estas fueran eficaces, la cirugía no haría tanta falta. Ni tampoco, el que padece, buscaría otras alternativas. La osteopatía está en acuerdo con el moderno desarrollo de la sanidad, la higiene y la dietética. Mucho se ha conseguido para las comunidades y los individuos en esos campos donde se aplica la ciencia. Aunque las medidas sanitarias e higiénicas no han de ser descuidadas, por sí solas no pueden suplir la necesidad de un reajuste a nivel físico. Solo a través de la completa armonía pueden actuar en toda su capacidad. Lo mismo es cierto para la dietética o los elementos químicos que componen el cuerpo. Restablecer la función normal de la digestión y la asimilación no es necesariamente un problema relacionado con una dieta equilibrada. Los resultados a menudo, dependen de la capacidad del mecanismo para utilizar esa dieta. Los resultados muchas veces dependen de la habilidad del mecanismo para poder usar esa dieta. Los laboratorios y diagnósticos clínicos modernos tienen cada vez métodos mejores que los de antes. Este trabajo es indispensable para un mejor conocimiento en los campos de la anatomía, la fisiología y los procesos de la enfermedad. Esto significa un mayor conocimiento práctico de la física fisiológica y la bioquímica, y consecuentemente una aplicación terapéutica mas específica. Lo que ayuda a clarificar en el campo de la patogénesis, y las medidas que se requieren por parte de la naturaleza para que la reparación y la recuperación puedan llevarse a cabo. Esto anima al osteópata para realizar mejor su trabajo—no solo a través de la propia confianza a través de la osteopatía, sino también dándole una mejor comprensión a la minuciosidad de sus aplicaciones específicas, y de la relación de ambos para la continuidad de la estructura y su unidad de acción. Todo esto significa progreso y desarrollo. La osteopatía es una ciencia y arte avanzada. El Dr. Still decía constantemente que su conocimiento estaba solo en la infancia. Su lema era “seguir excavando”. De este modo debería haber una relación entre todos los hallazgos—estructural, funcional, químico—en los nuevos campos del desarrollo así como en los del pasado, para que puedan ilustrar los mismos principios básicos. Esto es sorprendentemente mostrado por las minuciosas características de las técnicas, de las precisas palancas, la dirección de la fuerza que se aplica, la sutileza, el momento y lugar del tratamiento, cada medida según cómo se percibe la patología en cuestión. En cada momento debería haber una correlación inequívoca que acompañe al esfuerzo constructivo. Es necesario que el desarrollo de la técnica vaya acompañado de un mejor conocimiento de la patología de la lesión estructural, de la fisiología aplicada y el control químico. Investigación clínica, investigación de laboratorio y experimentación con animales son recursos a ser usados constantemente. Todo esto esta dentro del concepto osteopático, la ciencia no es más que conocimiento anatómico y fisiológico. Lo más complejo de todo este conocimiento puede que sea inaccesible, como el Dr. Still dijo, “llegar a conocer un hueso por completo uniría ambos extremos de la eternidad”. Junto a la profunda implicación fisiológica sabemos que la osteopatía es un punto de vista concreto, sustancial y una práctica. Obtiene resultados. Actualmente trabaja en los campos de los hechos vivos. Es una ciencia aplicada que coexiste con las verdades anatómicas y fisiológicas. El Dr. Still iluminó un camino que es incuestionable. Lo que conocemos como leyes naturales limitan, controlan y modifican el organismo vivo. El Dr. Still descubrió las características de estas leyes. Aprendió las leyes porque partió de la realidad. Las innumerables aplicaciones de esas leyes están dentro del campo del desarrollo. La estructura, la función y la química están complejamente estructuradas en una completa unidad vital. Ninguna parte, puede ser mayor que el todo, y cada una ha de estar en consonancia con el resto. Nuevos hechos y descubrimientos, no son, y no pueden ser un fenómeno aislado. Pueden tener ciertas características que las distinguen, pero los principios básicos aplicables al todo los controlan. Se apoya en el presente y el futuro para mantenerse en consonancia con el sólido progreso del pasado. Solo mientras el hombre permanezca en la tierra arropado de su vestimenta física, las leyes osteopáticas y de la naturaleza controlarán al ser físico y la química interna permanecerá como una realidad. Mientras un área permanezca desconocida los principios osteopáticos guiarán al investigador, porque los principios osteopáticos son básicos, bien enraizados en las verdades vivas y demostrables, y que coexisten con las necesidades para la salud física.