viernes, 11 de septiembre de 2009

El cólico del lactante y la osteopatía


Sabemos que los bebés, lloran, pero también sabemos que los bebés lloran de una forma u otra, y nadie mejor que la madre para saberlo. Hay lloros y lloros, y en muchas ocasiones estos lloros van acompañados de molestias o dificultades digestivas, como vómitos, diarreas, estreñimiento, gases, y su vientre se pone duro, y flexiona las piernas hacia él, seguramente como forma que tiene el cuerpo de autodefenderse de este dolor abdominal. Así pues, cuando vemos que todos estas cosas ocurren y que no es normal que nuestro bebé lloré tanto y de forma desconsolada, ya que no hay manera de hacerlo callar, es entonces cuando vamos al pediatra y nos dice que nuestro bebé tiene cólicos. Nos da sus consejos y forma de abordarlo pero vemos que a veces, con todo esto no es suficiente, quizá haya algo más. Así que queridos padres, como yo siempre digo, hay que camibar el chip, cambiar el prisma , la lente o la forma de ver lo que le ocurre al cuerpo de nuestro hijo y buscar causas en otras direcciones. Y aquí aparece de nuevo la osteopatía, una medicina que nos ayuda a entender lo que le ocurre a nuestro hijo desde otro punto de vista. Así que entonces vamos al osteópata porque nuestro bebé sufre de cólicos.

Ahora no me pondré a explicar de nuevo las bases de la osteopatía, pero si os diré que cuando el síntoma o la enfermedad aparece, hay algo que no funciona en nosotros, sea mente o sea cuerpo, así que nos mirarmos hacia dentro, en lugar de buscar siempre las soluciones fuera. Y con esta idea es como el osteópata va a tocar , va a sentir y va a tratar de comprender lo que ocurre en el cuerpo de nuestro bebé. En la mente de un osteópata hay ideas , o opiniones de las posibles causas de lo que puede ocurrir , pero nadie mas sabio que el cuerpo que se está quejando para que nos desvele sus razones, y para eso , el osteópata usa su tacto y su sensibilidad, para buscar y comprender qué ocurre, por qué hay un malestar?.

En el caso de los cólicos del bebé, las razones o la opinión del osteópata son varias.
Por un lado, tenemos el cráneo del niño. Que soporta en la medida que puede las tensiones físicas y emocionales del parto y el embarazo, así como posibles caídas y golpes que puedan afectar a nuestro bebé después de nacer. Por dos causas principales:
El hueso occipital, la nuca. Esta descompuesto en partes al nacer, y entre unas partes y otras sale el nervio principal que inerva el sistema digestivo y del sueño de nuestro bebé (el nervio Vago. X par craneal). Si las dos partes que forman el agujerito por el pasa este nervio están apretando a dicho nervio, el resultado es el síntoma, y en este caso, el cólico.
Por otro lado, tenemos las membranas craneales. Una especie de estructuras ligamentosas que unen los huesos de nuestro cráneo entre sí y que a menudo se tensan y producen malestares. Y se tensan bien por emociones, bien por informaciones que llegan a nuestro cuerpo , a nuestras células y las ponen a la defensiva, y esa defensiva se transmite en contractura y dureza, dificultando así que los nervios y la sangre hagan su trabajo. Y la consecuencia de esto, oooooooooooootra vez más: el síntoma. Por tanto, el osteópata, actuará para permitir que el cuerpo pueda trabajar a gusto, y la sangre y los nervios hagan su trabajo. Si es así, por qué nuestro cuerpo iba a quejarse?.
Otra causa importante en los cólicos de nuestro bebé es el hígado. El hígado es un órgano enorme y superimportante para un montón de funciones de nuestro cuerpo, entre las que destacan la inmunitaria, digestiva y las hormonales. Así que a menudo este órgano se afecta, igual que nos afectamos nosotros, por emociones, por lo que comemos , ingerimos, e incluso por golpes y accidente. Es decir, todo lo que ocurre en nuestro día a día, es capaz de afectar al conjunto de células de nuestro cuerpo, provocando así que deje de funcionar correctamente, que deje de llevar a cabo su función se segregar hormonas, sustancias inmunitarias, digestivas… etc que favorecen el equilibrio en todo nuestro cuerpo. La consecuencia de todo esto?, ya sabéis, siempre lo mismo: el síntoma. Así que el osteópata, irá a buscar al hígado y su causa de que no funcione, de que la sangre y los nervios no puedan funcionar correctamente. Si lo consigue, el síntoma se irá, y nuestra salud se verá recuperada.
Para mí, estas causas son las principales a menudo, pero poner recetas en la osteopatía no tiene sentido alguno. Cada cuerpo, cada ser, es diferente, y aunque los síntomas se parezcan pocos tienen el mismo origen. Así que el osteópata nunca iré predeterminado a encontrar uno de estos lugares como causa de los cólicos de nuestro bebé. Sabrá que el cuerpo es globalidad, que cada una de sus partes corporales están íntimamente unidas y se repercuten entre sí.


Francisco Rocher Muñoz, C.O, MROE
(Miembro del Registro de Osteópatas de España)
tel. 695 156 004
· PALMERA, Clínica FULCRUM. av, jaume I, 8 (N-332 Gandia- Oliva)
· VALENCIA, ESPAI TERAPEUTIC. literato gabriel miró 19.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuentame algo tu...