martes, 24 de noviembre de 2009

Recordando al padre de la osteopatía...



"Cuando empecé razonar y tratar de esta manera, sentí que sería un viaje de muchos kilómetros sin compañía, porque ninguna pluma que yo conozca ha viajado por el camino que estoy tratando de alumbrar para la comprensión de todo estudiante, que a pesar de conocer bien la anatomía y la fisiología, todavía cree que es un principiante cuando dirige su atención a las características de un pulmón o los pulmones. Nadie me ha dicho nunca que un pulmón puede funcionar cuando el otro está parado. Nadie me ha dicho que ambos puede funcionar a la vez. Ningún autor ha sido capaz nunca de decirme cuál es la verdadera función del pulmón, pero como ya he levantado la estrella solitaria muchas veces desde que he encontrado y explorado la ley de la naturaleza a través de la osteopatía, no tengo ninguna duda en seguir esta estrella ,porque creo que es una de las más brillantes de todas las constelaciones que he explorado con el telescopio de la razón. Mucho de todo esto, es todavía nuevo para mí, y espero que cada vez brille más hasta ser una de las estrellas del día para la luz y vida en las enfermedades del pulmón.


He visto muchas verdades con mi débil método de investigación para asegurar que estamos en presencia de una de las más sublimes verdades nunca vistas por el ojo humano. Espero que en el futuro cuando se combatan las enfermedades del pulmón podamos hacerlo con mayor eficacia. Me siento obligado a decir que todo patólogo, fisiólogo, escritor sobre enfermedades pulmonares, acerca de sus causas y sus curas, ha sido insuficientes y no creíbles en sus resultados, porque cuando he seguido sus enseñanzas y prácticas, me encontré como el resto de gente, frente a una humillante derrota. Desde que empecé a tratar al pulmón como si fuera una máquina he tenido resultados que no podía ni llegar a imaginar. En el tratamiento del asma, neumonía, catarros, difteria, pleuritis y toda la larga lista de enfermedades pulmonares, he encontrado que la Naturaleza es de total confianza, y que hay mucha esperanza incluso para el tuberculoso.
Diré a modo de conclusión a esta clase, que el día no esta tan lejos en el que el osteópata que es consultado por una persona con tuberculosis pueda decirle “ si, puedo aliviarte porque conozco la causa de tu problema”. Estudiantes, creo que hemos encontrado la clave del misterio".

Andrew Taylor Still
"Osteopathy; research and practice"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuentame algo tu...