jueves, 17 de diciembre de 2009

¿cómo nos ayuda la osteopatia con los constipados, mocos, bronquitis...???



Llega esta época del año y empieza lo de siempre,  la tos, los mocos, los resfriados, e incluso, a más de uno , las broquitis, y claro, claro... la famosa gripe.. que tiene tantos nombres para elegir...j, k, f, a ....  Pero semanas antes , meses incluso, ya estamos empezando a tomar cosas para prevenir, para fortalecer nuestro cuerpo. Recurrimos a la jalea real, a las vitaminas, las dietas, la homeopatía sintomática, y por qué no, más de un suplemento que otro sea natural o no. ¿Y cual es el objetivo de todo esto?. Prevenir, fortalecer, preparar a nuestro cuerpo contra el frío y la humedad. Cuando uno se interesa por los productos que le ayudan a todo esto se va a la farmacia, la herboristería, las tiendas dietéticas en busca de esas "ayuditas" para poder pasar bien en salud, e incluso como osteópatas parece que tenemos que recurrir a todo esto para ayudar a nuestros pacientes, familiares y amigos, y muchas veces nos preguntan "¿qué podemos tomar?" pero no es este el asunto del osteópata, no es todo esto lo que le hace perder el tiempo al osteópata. El osteópata como he dicho tantas ocasiones no busca remedios externos porque sabe que la solución siempre esta dentro, en la misma máquina humana, que cuando algo no funciona bien, lo manifiesta con síntomas y enfermedades.

Con los constipados ocurre lo mismo. Como osteópatas miramos al cuerpo como si de una máquina se tratara, aunque con la diferencia, que esta máquina tiene una mente poderosa, y por qué no, también un espíritu, que es capaz de manejarla. Y a diferencia de la medicina sintomática que estamos acostumbrados, queremos que el orden o la salud esté basada en la buena armonia interior, en que todas las piezas funcionan y se interrelacionan correctamente, y por eso tenemos salud. No queremos que la salud venga de imponerla al cuerpo a base de agentes externos que combaten sus sintomas y que quieren prevenir las enfermedades (llámales medicamentos, infusiones, vitaminas, jalea..etc), eso es otro tipo de medicina, que no tiene nada que ver con la que busca el osteópata.

El osteópata mira el cuerpo, busca la perfeccion perdida, trabaja en él con sus manos y conocimientos de anatomía, y sabe que el cuerpo tiene capacidad para estar sin mocos, sin tos, sin congestiones... Por tanto, ¿qué busca?.  Que la sangre vaya y venga con normalidad, que las señales emitidas por los nervios puedan enviarse y recibirse con el orden correcto. El frio y la humedad como agentes externos llegan al cuerpo, y ese cuerpo es diferente en cada uno de nosotros, y nos produce efectos distintos. El frio contrae lo que ya estaba contraído y la humedad humedece lo que ya estaba humedecido.

Sabiendo esto, un buen día, aparece una persona en mi consulta, y me dice; " no puedo más, llevo dos semanas con mocos, con tos, una gripe que no me quito de encima... me puedes ayudar???".  Y yo digo claro, un claro que está fundamentado en mi conocimiento del cuerpo , en la coherencia, y en entender el por qué se manifiestan los síntomas en nuestro cuerpo.   Asi pues, como siempre, me pongo a examinar su cráneo... ummmmm?... qué tiene que ver el cráneo en todo esto?.

El craneo es una zona importante en nuestra salud, y también en nuestros constipados y demás. 
  • Por un lado tenemos las membranas o ligamentos que hay en él, o sea, la duramadre. La duramadre tapiza, une y mueve a todas las articulaciones del cráneo de forma que facilita la movilidad entre ellas.
  • Además, la interdependencia entre sí de todas las articulaciones del cráneo, ( si si.. se mueveeeeeee!!... pero esto ya lo explicamos en otro capítulo querido amigo!!!!).
El buen estado de los tejidos y articulaciones favorece la mejor movilidad, y si se mueve.. .qué quiere decir?.. que todo circula mejor,
  • que la sangre enviada por el corazón puede llegar con facilidad a nuestros senos nasales, nuestros ojos y oídos. Por tanto , estarán mejor alimentados, nutridos, fuertes, robustos!!!... ¿no es esto lo que queremos cuando tomamos la jalea real, las vitaminas... etc etc?? Fortalecer.. pero si hay un tapon, y la sangre no circula, es como dar de comer a alguien que tiene la boca tapada, o no tiene hambre. Así que mejoramos la movilidad y todo circula mejor. Movilidad, mejor circulación es igual a mejor salud.
  • que la sangre y los liquidos que circulan por nuestro cráneo. Una vez han cumplido su misión de alimentar y recoger lo que sobra, pueden volver al corazón y los pulmones para volverse a cargar de alimento.  Si la circulación va, pero no viene, se convierte en agua estancada, que con el tiempo se fermenta, se ensucia, y se vuelve espesa, y no puede circular con facilidad.
¿Cuál puede ser la consecuencia de esto?. Me chorrean los ojos, me pica la nariz, la tengo tapada, tengo tos.. .. como siempre lo que obtenemos son solo efectos y no causas de la enfermedad.

pero la circulación ha de poder salir y llegar al corazon desde el cráneo, y por ello, ahora el osteópata se interesa por nuestro cuello, por nuestras vértebras, músculos, clavículas, costillas, caja torácica... Cualquier falta de movimiento que haya en nuestro cuello y su parte baja, hace de tapón para esta circulación, y por tanto, los mocos no hay quien nos los quite, la tos sigue ahí, y como no hagamos algo acabaremos cogiendo una pulmonía, una bronquitis, o quien sabe qué. 

además, nuestro sistema respiratorio está inervado y alimentado por todas los nervios y vasos sanguíneos  que estan en nuestra caja torácica. El osteópata busca en las vértebras dorsales de nuestra espalda posibles bloqueos, en las costillas, en nuestro diafragma, y sabe que si hay alguna parte de estas que no se mueve correctamente provocará que nuestra circulación esté obstruida, que nuestros pulmones no reciban la sangre y el alimento adecuado, que no puedan echar lo que les sobra, y que los nervios de la columna no podrán nutrirlos con la fuerza necesaria para sentirse vigorosos, fuertes y capaces de combatir cualquier condicion que provoque el frío y la humedad.

Y el osteópata sigue buscando, porque como siempre decimos, él sabe que el cuerpo es una globalidad. Así que se interesa por las vísceras. Todo el sistema hepático repercute en la buena circulación digestiva, un higado congestionado nos hace sentirnos cansados, nuestro cuerpo se encoge, se cierran nuestros pulmones, todo el sistema digestivo se congestiona, no circula bien,  y todo esto repercute en nuestro sistema respiratorio. De muchas formas, y que solo da para explicar unas pocas. Si nuestro intestino no funciona bien, no aprovecha los nutrientes de lo que comemos, ¿cómo va a llegar todo esto a nuestros pulmones?, ¿cómo van nuestros pulmones, garganta, oidos, ..etc, estar bien alimentados si no podemos aprovechar bien lo que comemos?. ... además, sabéis que el sistema digestivo repercute en la movilidad de las articlaciones de nuestra cara de forma refleja?. por tanto, congestiones digestivas, a menudo se traducen en congestiones en nuestros ojos y nariz, y por qué no, oídos.

y claro, tras explicar toda la mecánica que queráis, luego siempre aparecen nuestras emociones, las informaciones que llegan a nuestras células de nuestro mundo exterior, y que muchas veces de alguna manera u otra, repercuten en el buen funcionamiento celular. Si nuestras células no se nutren bien de oxígeno  y nutrientes cualquier enfermedad es digna de ser esperada tarde o temprano.

¿entendéis ahora por qué cuando estoy depre me constipo más?....

2 comentarios:

  1. genial artículo!!! si quitamos los alimentos que irritan las mucosas, mejor que mejor: lácteos, trigo, azúcar y grasas saturadas.

    ResponderEliminar

cuentame algo tu...