martes, 16 de febrero de 2010

el cuerpo, una máquina impulsada por una fuerza llamada vida.

A medida que voy adentrándome en esto de la osteopatía, pero también en la medicina y la forma de buscar la salud en el cuerpo humano, creo que voy aprendiendo a tener esa visión de conjunto que hay que tener para poder entender y tratar al ser humano frente a la enfermedad. Andrew y Will, siempre nos decían que la enfermedad no era más que el efecto del mal estado del cuerpo. Eran unos auténticos mecánicos y anatomistas que conocían el cuerpo a la perfección. Pero , tanto Andrew como Will, llegaron a un punto en el que intuían que la anatomía, la mecánica y el funcionamiento del cuerpo humano estaba influenciados por algo más. El estudio del cuerpo humano les llevó al estudio de sí mismos y también, no solo al conocimiento del cuerpo sino también del ser humano. ¿Qué es lo que hace funcionar al ser humano?. ¿es la materia, la anatomía, es la circulación sanguínea o nerviosa?, ¿o a caso hay algo más?. En el ser humano todos estos procesos vitales están iniciados, están impulsados por algo más. A partir de ahí cada uno deriva hacia una dirección, supongo que a partir de aquí empieza el debate de lo que llamamos espiritualidad, religión.. o como queráis llamarlo. A partir de aquí uno empieza a preguntarse qué es lo que hace que nuestros órganos funcionen, de dónde viene esa fuerza, ese movimiento, cuál es el origen de esa vida que se manifiesta continuamente en nosotros. Quién manda y ordena que todo en nuestra máquina y complejo humano empiece a funcionar.
Andrew y Will llegaron a ello, llegaron a preguntárselo porque llego un punto en el que el conocimiento que tenían del cuerpo humano era tal, que pensaban que había algo más, algo
que por decirlo de alguna manera “se les escapaba de las manos”. Para mí, hoy en día, en base a los conceptos creados por Andrew en la osteopatía sabemos y podemos verificar que todo en nosotros está intercomunicado, y que todos nosotros estamos intercomunicados con nuestro entorno. Las informaciones circulan por todo nuestro cuerpo, pero también hay informaciones que entra y salen de nosotros. Todo esto, todo, nos hace funcionar de una forma u otra , y todo, por tanto, repercute en mayor o menor medida en nuestra salud.

La vida y comportamiento de la célula.

Hemos visto cómo gracias a la aportación de Andrew y Will, podemos ver cómo todas las partes del cuerpo están intercomunicadas entre sí gracias a la circulación nerviosa y sanguínea. Pero en el cuerpo hay algo más que esto. Y ese algo más para mi es la célula, el componente básico de toda parte del cuerpo. Hemos hablado hasta ahora de la intercomunicación entre las distintas estructuras de nuestro cuerpo, pero qué ocurre, cómo funciona esa intercomunicación dentro de esa parte, dentro de ese hígado, esa membrana, ese corazón, ese intestino, ese cráneo… etc. Cuando queremos conocer algo de esto, es necesario empezar a interesarse por la célula y por cómo vive y se relacionan unas con otras. Cómo vive las miles y miles de informaciones que le llegan cada día de nuestra vida.
Y esto, ya no solo lo digo yo, osteópata, sino que lo empiezan a decir médicos, biólogos, psicólogos, y muchos tipos más de terapeutas que se han dado cuenta y han empezado a interesarse por este comportamiento de la célula como base para una buena salud.

La célula acepta o rechaza las informaciones

Muchas veces cuando nos hablan de células nos hablan de los genes. Sí, si, todo es genético en la célula. En su núcleo se encuentra el ADN que es la base de toda la información de la célula. Prácticamente todo en la célula ya viene pre-determinado. ¿qué facil sería la vida así no?, ¿pre-determinado igual a vida?, ¿vida igual a algo estático?, nooooooooooo, no puede ser, ¿qué aburrido sería todo nooooo???, ¿qué “facil” sería la vida así verdad?. Pero honestamente… no creéis que sería muy aburrido? La vida no es esto, ya lo hemos dicho muchas veces, y la mayor expresión de la vida como solía decir Andrew es el movimiento. Movimiento es igual a vida. Movimiento es igual a salud. Movimiento es igual a diferencia, y diferencia es igual a salud. La diferencia es lo que nos hace sentirnos sanos. Y esto, ahora vamos y nos damos cuenta. Pero la vida ya sabe esto desde hace miles y miles de años. Ahora nos toca darnos cuenta, y por fin, empezamos a hacerlo. Ya se sabe que la información del ADN es solo una parte mínima de lo que es la célula. Es una información básica, pero no es completa, no está ya condicionada para toda la vida, está abierta al cambio como todo en la vida. El núcleo de la célula no es el cerebro, el cerebro no es algo estático, el cerebro es algo vivo y móvil. El cerebro de la célula ya se empieza a saber que es la envoltura o membrana de la célula. Y aquí empieza el juego de la vida. En la membrana o frontera celular. Es quien dice quien o qué puede pasar a dentro y quien no. Esto es la vida. cambio y movimiento manifestados una vez más a nivel de nuestro cuerpo humano tal como las leyes de la madre Naturaleza las ha dictado desde un principio.

¿Qué quiero decir con todo esto?... porque no vamos a abrir un libro ahora sobre el comportamiento celular… esto sería laaaaaaaaaaaaargo , largo. Lo que quiero decir es que la célula está expuesta continuamente a todas las informaciones que vienen del exterior y en base a su estructura fija, el núcleo , encuentra una tierra firme sobre la que la membrana puede moverse, puede intercambiar informaciones con el entorno. Y amigos, ambas son igual de importantes, porque sin un suelo firme nadie puede moverse, sin un fulcro o fulcrum ( os suena verdad?), nadie puede moverse. nadie puede pretender un cambio sin haber creado unas buenas bases sobre las que hacerlo.  Ambas son indispensables.

El comportamiento celular está capacitado para aceptar o no las informaciones que le llegan día a día. No sé bien en base a qué acepta o no la información, en base a qué dice no o sí a la información que le llega, pero puedo deducir que lo hace en base a la información previa que existe en ella. Una información previa que viene parte por los genes del ADN, pero también por la información previa que hay en la célula consecuencia de sus vivencias anteriores, de todas las informaciones que le han llegado a lo largo de la vida.
La célula, al igual que nosotros inspira y espira, coge lo que le aprovecha y echa lo que no quiere, y esto lo hace gracias a la membrana celular, a su envoltura que le permite aceptar o no según lo que necesita. Y esto ocurre con todo tipo de informaciones que llegan a ella.

Pero de qué informaciones estoy hablando?... otro día seguimos vale?...jejejeje...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuentame algo tu...