lunes, 29 de marzo de 2010

recordando al padre de la osteopatía........


“El osteópata tiene su propia sintomatología. El busca su causa, quita la obstrucción y deja que el remedio de la Naturaleza, la sangre arterial, sea el médico; y cuando su paciente se ha curado, no encuentra en su cuerpo ninguna medicina ignorantemente administrada contra la que debe luchar. El que trata los síntomas es el hombre que combate la enfermedad de forma específica, pero si fuera inteligente y honesto diría, “ningún remedio concreto ha sido encontrado nunca para ninguna enfermedad”. Esto es lo que dicen todos los profetas de todas las escuelas, y yo me pregunto a mí mismo, ¿por qué debería seguir dicha práctica?. “



• "Con respecto a las ayudas, quiero decir que cuando un osteópata examina el cuerpo humano buscando la causa de la enfermedad , sabe que está examinando algo que es complicadamente perfecto. Debe conocer la anatomía y fisiología y tener un buen conocimiento de la bioquímica; es entonces cuando puede deducir a partir del efecto hacia la causa que provoca el estado anormal llamado enfermedad. Él cura mediante la corrección de todo lo que impide una buena circulación sanguínea y otros fluidos. Un osteópata razona a partir de su conocimiento de la anatomía. Compara el funcionamiento de un cuerpo anormal con el de un cuerpo normal. Las ayudas o accesorios no son necesarios para el osteópata. Un osteópata que depende de paños húmedos, frío o calor, olvida que las arterias, venas y nervios son los responsables de una temperatura estable y la curación. Si es un osteópata moderno su mano es el termómetro; su mano es su jeringuilla. Un osteópata mata a los virus de la difteria con el razonamiento basado en la sangre arterial pura".


• “Mi objetivo es hacer del osteópata un filósofo, y situarle sobre la piedra de la razón. Entonces no estaré preocupado en escribir detalles de cómo tratar un órgano del cuerpo humano, porque está preparado para saber lo que ha provocado las variaciones en todo tipo de formas y movimiento. Quiero poner en su mente la brújula y la atención para poder ir desde el efecto hacia la causa de toda anomalía en el cuerpo. Así, no tendré que detallar qué hacer con problemas en la cabeza, la cara, un corazón dolorido, pulmón, pleura, hígado, bazo, riñón o cualquier órgano o parte del cuerpo. Esta donde debe cuando encuentra un tumor, porque sabe que esta viendo la causa y entra en batalla, pero no por ninguna ley que especifica nada., que pertenece al libro de chapuzas de la sintomatología. Cuando comprendes y te guías en base a las leyes de la razón, la confusión será algo lejano para ti en cualquier batalla frente a la enfermedad.”

2 comentarios:

  1. Felicidades por tu blog!!!...Me encanta echarle un vistazo de vez en cuando. Y este texto me ha encantado!!!...

    Te mando un fuerte abrazo:
    David Carrascosa Fernández.
    Fisioterapueta
    Osteópata C.O.

    ResponderEliminar
  2. Hola!acabo de comenzar la formacion acá en buenos Aires... Muy feliz y muy asustada de no poder sentir y encontrar el toque adecuado, para convertirme en una digna osteopata... Mi escuela se llama Fulcrum tambien, no creo que sepan que existe otra con ese nombre, del otro lado del Atlántico... pero se los contaré yo. Estoy leyendo mucho y empezando a practicar. Busco palabras de aliento para comenzar este largo camino! Gracias por este blog!

    ResponderEliminar

cuentame algo tu...