jueves, 7 de octubre de 2010

qué es "pensar osteopatia "

Habéis venido aquí para matricularos en un curso de Osteopatía Craneal. Pero en realidad, estáis aquí para continuar vuestros estudios de Osteopatía tal y como los visualizó el Dr. Andrew Taylor Still, quien con su visión iba mil años por delante de todos nosotros.
Veis ante vosotros a un soñador, alguien que tuvo que salirse de los textos, como hizo el Dr. Still, y seguir algo que no era capaz de explicar. Algo que le perseguía en sus sueños. Lo que me recuerda a mi infancia cuando mi padre nos hacía a mi hermano y a mí ir a buscar más patatas en el jardín. Nosotros escarbábamos buscando más patatas. Pero a la mañana siguiente venía mi padre y nos decía, “chicos, ir a escarbar otra vez”. Esto nos lo hacia al menos tres veces o más, y cada vez encontramos más patatas.
Conocéis a la Dr. Asa Willard of Missoula, Montana, y su sombrero desbordante Stetson. Bajo este sombrero , tiene algo que adquirió del Dr. Andrew Taylor Still. En el libro Craneal Bowl, publicado en 1939, aparece esta cita de la Dra. Asa Willard: “a lo largo de 1874, tras años de pensamiento independiente vino al Dr. Still el concepto de la osteopatía”. Y me gusta esa idea, “le vino al Dr. Still”. Le vino durante uno de los periodos más tristes de la vida del Viejo Doctor, cuando perdió a varios miembros de su familia. Una época en la que un devoto creyente busco al Creador para que le guiara. La ciencia de la osteopatía va más allá que la interpretación material.
En la parte derecha de la pizarra veréis otra cita de otro contemporáneo que era muy cercano al Dr. Still, el Dr. Harry L.Chiles (American School of Osteopathy , 1901). Y se puede leer: “si uno puede pensar osteopatía, él practicará la osteopatía”. Y no dice “pensar osteopáticamente”. Si uno “pensará osteopatía” como el Dr. Still pensaba osteopatía, obtendrá algo que el Dr. Still tenía. Algo que todos necesitamos para practicar la osteopatía tal y como el Dr. Still la visionó. Si puedes captar esta visión en las líneas de su libro Research and Practice y Philosophy of Osteopathy, entonces practicarás la osteopatía.

El Dr. Still se enfrentaba a un mundo práctico. Tuvo que avanzar paso a paso, y con la ayuda de una interpretación material. A medida que lees Philosophy of Osteopathy y lees entre líneas, empiezas a darte cuenta de la magnitud de la ciencia de la osteopatía, y pensarás osteopatía…no osteopáticamente.

Volviendo atrás en mis días como estudiante en Kirskville, me esforzaba por pensar osteopatía. En North Hall había un conjunto de especimenes del Viejo Doctor. Entre ellos habian unos huesos desarticulados del cráneo. Y mientras los observaba, pensando osteopatía tal y como lo hacia el Dr. Still, me vino el pensamiento: “biseles, como las agallas de un pez, como si fuera un mecanismo hecho para respirar”. Así es como vino el concepto craneal. No es mío. Nunca lo ha sido. Como muchos de vosotros, era escéptico, y mi primera intención fue demostrar que no había movilidad alguna en el cráneo. Cuanto más me empeñaba en demostrarlo, más se parecía lo que viví de pequeño mientras buscaba patatas. Seguía y seguía.

Aquí tenemos un cráneo prenatal. ¿Hay algún contacto en este cráneo prenatal?. Esta diseñado para poder desplegarse y pasar por el canal del parto. ¿Alguien duda de la movilidad en este cráneo prenatal? Mirar este cráneo al nacer, y este otro entre los cuarenta y cincuenta años, o más…. Separado, sin ningún contacto óseo. Pensar en ello!!!!!. Los huesos parietales desplegados sobre la escama del hueso occipital para así poder pasar por la pelvis. No podemos negar eso!!!. Pero más adelante nos encontramos con esos huesos membranosos en la bóveda, y otros cartilaginosos en la base del cráneo, conformando así un mecanismo diseñado para moverse. No intentaba negar este argumento, pero intentaba negar que no había movilidad en éste (señalando al cráneo adulto). Y cuanto más lo intentaba.. bueno..

En lo inicios, el Dr. Still insistía en la necesidad de conocer las superficies articulares entre las vértebras de la columna, y las costillas, y más, las superficies articulares que dan el rango de movimiento en la columna vertebral. Sin esa visión mecánica, no puedes ajustar científicamente el mecanismo vertebral.
Buscando por todos los textos anatómicos, que son muy diferentes hoy en día a los de antes. Podía encontrar mucha información sobre las superficies internas y externas de los huesos, pero nada referente a las superficies articulares, las importantes superficies entre hueso y hueso. Quiero matizar alguna de las características que pude encontrar, en cuyos biseles, internos y externos, con contactos opuestos entre ellos, lo que indicaba una movilidad en deslizamiento.
…tuve que empezar a pensar de otra manera. Y eso me di cuenta a medida que iba escarbando en ese campo de patatas, las superficies articulares. .. . y por qué están dispuestas así (las articulaciones entre los huesos craneales), si no es para permitir la movilidad entre dichos huesos? Ha de ser eso!!!!. … y tuve que seguir escarbando..

A medida que escarbaba el Dr. Sutherland  en las superficies articulares del cráneo, iba encontrando más y más disposiciones articulares, lo que indicaban diferentes tipos de movilidad entre las distintas articulaciones craneales.. ..Tuve que comprobar todo esto en mi propio cráneo, y cuanto más intentaba negarlo, más patatas encontraba en el campo.
No es necesario que hagáis lo que hice. Estamos intentando hacer esta presentación lo más sencilla posible para podáis sentir el movimiento de los huesos del cráneo. En este intento tendréis que tener cuidado para suavizar vuestro tacto. Estáis acostumbrado a tratar con la gruesa anatomía de la columna vertebral. En el mecanismo craneal, en comparación, podemos decir que estas con el mecanismo del reloj de pulsera de una señorita. No intentéis forzar nada en este mecanismo craneal. Hay algo dentro de él que es potente, inteligente. Una fuerza inteligente interna que guía el mecanismo. Todo lo que necesitáis es dar un pequeño empujoncito a ese “algo” y dejar que actúe. Os guiaremos paso a paso.

…. Hay algo dentro de ese cráneo que guía a sus articulaciones. Un mecanismo en forma de caparazón con engranajes para acomodar a ese “algo” de lo que hablaremos más, intracranealmente, a medida que vamos avanzando paso a paso.

Quiero que os quedéis con esta idea. Conoces algo del líquido cefalorraquídeo, y hay escritos y experimentos científicos en relación a ello. Pero mi conocimiento sobre el líquido cefalorraquídeo difiere de las actuales teorías sobre él. Por qué? Porque mi conocimiento viene a partir de experimentar con este espécimen (señalando a su propia cabeza). A través de experimentos, tuve que hacerlo sobre mi propia cabeza, que es un espécimen vivo. No puedo coger a un médico y usarlo como conejillo de indias. Él tendría todo el conocimiento y yo ninguno. He de ser mi propio conejillo de indias. Y al hacer esto, aprendí algo sobre el líquido cefalorraquídeo que difiere de los libros. Y leí entre las líneas de los escritos del Dr. Still. Aquí hay unas citas de su libro Phylosophy of Osteopathy. Quiero que leas entre líneas conmigo este pensamiento:

“ otro periodo de observación se muestra ante el filósofo… su mente explorará el hueso, el ligamento, el músculo, la fascia, los canales por los que la sangre circula desde el corazón a su destino local junto con los linfáticos y todo su contenido.. obtiene abundante sangre desde y hacia el corazón, pero los resultados no convencen y otra duda aparece por qué no obtiene los resultados esperados y dónde está el misterio. (pp.38-39)”

Le escuchamos decir que la circulación arterial es suprema, pero aquí encontramos otro pensamiento mientras pensamos entra las líneas:

“un pensamiento le viene referente a que el liquido cefalorraquídeo es el elemento más importante conocido del cuerpo humano, y si el cuerpo deja de producirlo en abundancia, un estado patológico del cuerpo permanecerá”.

Está hablando del líquido cefalorraquídeo, y no de flujo arterial. Me oirás decir de vez en cuando que la circulación arterial es suprema, pero que el líquido cefalorraquídeo esta por encima. Y luego el Dr. Still sigue y dice:

“ el que es capaz de razonar, verá que este gran río de la vida debe ser estimulado, y así los campos secos se regarán al mismo tiempo, o de lo contrario la cosecha de la vida se perderá para siempre”.

De este modo, en este concepto craneal, estamos pensando con el Dr. Still en nuestro intento por hacer circular este gran río de la vida, el líquido cefalorraquídeo, y esperamos que puedas entender cómo el concepto craneal fue una contribución al pensamiento, dirigiendo la atención a una zona que hasta ahora no había sido explorada en la ciencia de la osteopatía. un pensamiento que no se aleja de la ciencia de la osteopatía. quedaros con eso!!!!. No está separado. No es especial por sí mismo… ni es una terapia por sí misma. Estamos en una ciencia!!, en este pensamiento, humildemente reconocemos junto con el Dr. Still, que el líquido cefalorraquídeo es el mayor elemento conocido en el cuerpo humano.

Con todo esto os dejaré esta mañana porque luego iremos profundizando más paso a paso. Os llevaremos a donde tendréis esa visión intracraneal en la que está inmersa la circulación del líquido cefalorraquídeo, que es el mayor elemento conocido, y las membranas que expulsan la sangre venosa del cerebro. Canales membranosos que son diferentes a los canales venosos fuera del cráneo. Los canales venosos que necesitan algo para poderse mover. Si este caparazón óseo no es capaz de acomodar este movimiento, tendremos un estancamiento de la sangre venosa que viene del cerebro, y provocará más tarde una patología en el cerebro.

Ahora vamos a las camillas, y empecemos los test de movilidad. Gracias.

William Garner Sutherland
padre del concepto craneal.

(texto traducido por Franki Rocher).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuentame algo tu...