miércoles, 25 de mayo de 2011

recordando a nuestro Viejo Doctor en estos días de cambio


los viejos sistemas son difícil de dejar atrás 

Todos los sistemas educativos adoptados por la gente cuestan mucho de despojarse de ellos, debido a las costumbres de los profesores que les han enseñado y que se han limitado a sustituir a sus antecesores. Éstos siguen los viejos sistemas sin rechistar, por distintas razones. La primera, es que el joven profesor es capaz de enseñar lo que le han enseñado previamente con mayor facilidad en lugar de aquello que siente que debería ser enseñado. En este momento el joven siente que primero ha de tener una seguridad económica antes de poder hacer o sugerir un cambio de los viejos métodos de enseñanza por unos nuevos. El hecho de perder su lugar y su sueldo le dejaría confuso y a la deriva en el mundo con el nombre de fracasado. Con el pan y la carne seguros de momento, prefiere estar en silencio durante un año, y así, luego van pasando los años y su sustento le mantiene en el silencio, hasta que todo esto pasa a convertirse en su segunda naturaleza. Ha perdido toda esperanza de cambio, y finalmente acaba convirtiéndose en un personaje popular. Empieza a publicar recortes y citas, hasta que finalmente saca un “nuevo libro”, sin meterse con otros autores. Su pelo ahora empieza a hacerse fino junto con toda ambición oprimida, y después de unos pocos años su pelo se cae y pierde por completo la esperanza para siempre. Él ha aprendido la rutina de la enseñanza y a hacer resúmenes de viejas teorías. Generación tras generación sigue este viejo sistema que no ha dado ni una sola idea nueva durante muchos años. Es así como nuestra gente se deja arrastrar por todo esto, por el miedo a perder el pan y la carne , y que ha hecho que los profesores caminen por sendas estrechas de los caminos de la ignorancia en cualquier época de la historia. Yo quiero voluntarios para llevar a cabo esta revolución médica. Debemos llevar a cabo la conquista antes que se nos caiga el pelo o nunca la llevaremos a cabo. Acabo de leer un libro de ginecología que da una lista de otros trescientos cincuenta y siete libros citados por el autor. El libro solo tiene setecientas páginas y hay trescientos cincuenta y siete autores citados. Si hay un solo pelo en vuestras cabezas, ese pelo os dará el sentido común suficiente para daros cuenta que el hombre es solo alguien que se limita a recopilar recortes, un autor a base de citaciones. No es el tipo de autor que será arrestado, cuestionado, y encontrado culpable por liderar una revolución y llevado frente a un consejo de guerra. Nuestra escuela se declara como progresista. Intentamos temer la frase, “no mentirás”. Dejadnos vivir en base a nuestras creencias.

Filosofía y Principios Mecánicos de la Osteopatía

1 comentario:

  1. BRAVO FRANKY! ME HAS EMOCIONADO!
    Como futura profesora de otra materia, diferente, pero en esencia un aprendizaje, igualmante importante, me uno a la gente con pelo! no quiero quedarme calva!

    ResponderEliminar

cuentame algo tu...